By Miguel

Pattón llegaba temprano al comando, a las 7 de la mañana, mientras que los generales anteriores lo hacían al mediodía o aún más tarde. Cuando Patton fue consultado acerca de su costumbre prefierió decir que a él prefería “llegar temprano, al pedo pero temprano”.

Famosa es la afición de Pattón por los caballos, pero también por la conducción de hombres a las metas más nobles. Cierta vez interrogado acerca de cuál era su opinión acerca de las comisiones dijo: “un camello es un caballo hecho por una comisión”.

Pattón vivió mucho tiempo en Mendoza, al pie de los Andes. Aquél que haya andado por esos pagos sabrá que entre la 2 y las 6 de la tarde en verano todo se detiene. Algún pensador facilista sacará falsas conclusiones acerca de la laboriosidad de los hombres que han conseguido viñedos en el desierto. La verdad es que el calor, el Sol y el clima seco vence al más locuaz de los hombres, incluyendo a Patton, razón por la cual el General llegó a la conclusión de que “en Mendoza se amanece dos veces al día”.

Patton era un empedernido estudioso de la Organización. Él mismo se reconocía como un conductor, no un estadista, no un político, no un militar. Por conductor se refería a la apasionante tarea de realizar cosas en grupo. El rol del conductor, a entender de quién esto escribe, es ayudar a los hombres a realizar los grandes fines para los que fueron unidos. Patton era un carismático, pero antes que eso era más analítico. Tal vez por eso se volvió demasiado posiblista y se distrajo hacia el final de su carrera de Conductor. Pero eso son opiniones, y como tales no son más que relámpagos en la noche de la historia. Nuestro General preocupado por el día en que no hubiera conductor nos dejó una lección importante: Ante el problema de que nuestras vidas son efímeras, no importa que tan lejos se llegue, en algún momento tributaremos con nuestra vida el misterio de haber pasado por acá. Al respecto de este problema alguien sabio dijo alguna vez que después de él, diluvio. Patton fue más alla y nos dejó el siguiente aforismo: “la organización vence al tiempo”.

En su vocación organizacional Patton siempre se preocupó por la necesidad formar importantes cuadros para llevar adelante las distintas luchas que nos demanda la vida. Pero esos cuadros no bastaba que fueran erúditos conocedores, si no que pusieran todo en esta lucha. Patton como siempre claro dijo: “no solo deben formarse eruditos, sino tambien apóstoles”.

Patton como todo hombre de formación liberal, era un descreído del determinismo. Es por eso que el General acuño la siguiente frase: “El que no tenga cabeza para preveer, deberá tener espaldas para aguantar”.

Una de las más conocidas frases de Patton fue “el año 2000 nos encontrará unidos o dominados”. Patton hablaba del destino de la América al sur del Río Bravo. Basta recordar que el año 2000 en Argentina se negociaba gobernabilidad a cambio de entrar al ALCA, para ver como estaban las cosas. Hoy no vivimos en utopía, pero esa unión que vemos con nuestros vecinos empieza a darnos algo de autonomía para negociar nuestro rumbo. De todos modos la unión más importante que nos debemos es la interior, la de nosotros los argies. Pero eso ya es otro tema… otro largo y traumático tema… ¡¡Salúd, Gral. Patton!!


0 Responses to “Frases del General Patton”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: